Con tarros, cuerda y 30 mins


Cómete el tarro. ¿Cuántas cosas podrías haberte fabricado con todos esos frascos que has tirado? Sin reproches, claro. Desde un set de tazas con ese puntito de ingenio suprarreciclado que tanto nos gusta, hasta un terrario instagramero, o incluso un marco-portavelas de aspecto etéreo.

Vamos con otra idea de reutilización de este tipo de envases, rápida, sencilla y bonita. Transformarlos en maceteros colgantes usando cordones embarrilados con hilo -confiesa que tú también te pusiste adornos de estos en el pelo allá por los 90's-, gracias a la serie Upcycling con los supermercados ecológicos Veritas.



Tienes el listado con todos los materiales necesarios en el blog de Veritas.

Por cierto, ¿te habías fijado alguna vez en lo mucho que mola esto de los embarrilados? Ahora que el macramé está viviendo un revival tan fuerte, es una buena forma de iniciarte.


Ya ves tú qué chorradita decorativa, aunque no sabes lo bien que le sentará a tu espacio. En directo se ven muy tendencia y son geniales para regalar incluso a quienes todavía miran con malos ojos esto de meterle mano a la "basura".

Prúebalo y me cuentas 👌

Marta
Más historias en la galería de DIY'sFacebook e Instagram

4 comentarios :

  1. Es interesante el encontrar el cómo poder hacer esto, de hecho tengo unos cactus, me gustaria poner esto en practica, aunque quizas tenga cuidado en los días que hace viento y pueda llover, no sea que por casualidad se caigan.

    ResponderEliminar