Libretas de diseño reutilizando vinilos


Recyclators melómanos, ¡va por vosotros! He aquí el primer capítulo de la serie de Upcycling con vinilos creada gracias a Discos Edisons. Un tutorial sobre cómo hacerte una libreta de diseño reutilizando vinilos.

El proyecto es de esos fáciles y especialmente rápidos, que además lo tienen todo: Modernete, de calidad, upcycled, y con un chute de autosatisfacción directa al ver que te sale bien a la primera.

Mucho ojo con este invento porque te puede salvar más de un regalo. Te aseguro que hará las delicias de cualquier amante de la música.

Y si encima cuentas con ese disco tan especial para la persona a quien se lo regalas, ni te cuento el puntazo que te estarás anotando.

Vamos con el paso a paso.

 Necesitarás:

  • Discos de vinilo. Más grandes que la libreta que vayas a tunear.
  • Una libreta de espiral. Puedes aprovechar para atacar cualquier bloc de notas de publicidad.
  • Cinta adhesiva, una pinza grande, alicates, regla, cúter y superficie de corte.
  • Punzón y martillo, o pirógrafo con la punta más fina que tengas. Luego te cuento más sobre esto.

Por cierto, tema vinilos, si ya no queda ninguno en tu vida, en Edison's tienen lotes de discos para crafting a sólo 10€ el pack con 50 vinilos pequeños, o a 25€ el pack de 80 discos grandes. 

Se trata de discos rayados o sin portada, que no tendrían salida de otra forma. ¡Materia prima Recyclator de primera! Además, me consta que los lotes incluyen álbumes con vinilos de colores.

LOCURÓN.

Empieza retirando la espiral del bloc de notas. Te irá bien ayudarte de unos alicates al principio, porque la punta del alambre suele estar doblada para que no se escape.

 En cuanto hayas liberado los primeros agujeros, el resto saldrá solo al girar la espiral.

 Deja las hojas sujetas para que no se descuadren mientras sigues con el invento.

Marca con cinta de carrocero una aspa que indique el centro del eje vertical y horizontal de la galleta del vinilo.

Aquí es importante usar una cinta que adhiera muy poco para no cargarte la parte impresa.

 Haz lo mismo con la cubierta que llevaba la libreta. La usarás como plantilla de corte.

 Ayúdate de los ejes que acabas de marcar con cinta, para centrar la cubierta en el vinilo.

Da unas cuantas pasadas a cúter por uno de los lados.

Flexiona un poco el disco y se partirá siguiendo la línea de corte. Sin miedo, ¡dale!

 Repite la jugada con el resto de lados.

Retira la cinta adhesiva del vinilo con mucho cuidado. Recordemos que probablemente estarás trabajando con un disco con bastantes años y que el papel de la galleta podría estar delicadillo.

Sujeta la cubierta de la libreta a la pieza que has creado con el disco. Y a continuación. perfora los agujeros con un punzón y un martillo.

Sobre esto: al hacerlo vi que es sumamente delicado. Puede partirse si te pasas con los castañazos así que luego te cuento el plan B ultrasencillo y eficiente que probé.

¡Portada lista! Igual te apetece hacer lo mismo con la contra...

Ahora cuadra las hojas y la trasera que llevaba la libreta, con la maravilla que acabas de crear. Sujétalo todo con una pinza.

Vuelve a pasar la espiral por todos los agujeros. Y listo, ¡acabaste!

Info extra a tener en cuanta cuando te pongas con este proyecto:

  • Hay vinilos de colores con cierta transparencia como el que he usado para este tuto. Si quieres jugar con ellos, entonces molará que las hojas tengan un lineado bonito.
  • Hay libretas con espiral de colores que igual quieres combinar con la galleta del vinilo.
  • Si quieres ir más rápido, busca una libreta con pocos agujeros que sea de espiral ancha.

Más cosas.

Algo que me gusta especialmente de este proyecto, es que cuando te fulmines la libreta, podrás volver a usar la tapa de vinilo si la montas en otra nueva. Oh, sí ¡alargascencia ven a mi!

Y el último apunte. ¿Recuerdas el plan B sobre le tema agujeros que te avanzaba antes?

Pues se trata de perforar el disco con un pirógrafo usando una punta bien fina. Es infinitamente más seguro que la opción punzón + martillo en cuanto a posibles roturas.

Eso sí, sólo te lo recomiendo en caso de que trabajes con un vinilo negro. Más que nada porque se creará algo de carbonilla negra y si el disco fuese de color quedaría un cantazo.

J'adore, j'adore este proyecto!

No se lo enseñes nunca a nadie o se te girará trabajo. Juasss...







Y para despedirme aquí va un recordatorio del anuncio sobre esta miniserie con Discos Edisons. Así fichas bien el sitio y sabrás todo lo que ofrecen.



Por fin alguien que se preocupa de dar segundas vidas al material musical. Muchos lo estábamos esperando. Y es que la música es un motor de tantas cosas, ¡que merece mil y un homenajes!

Desde aquí por ejemplo, ya se habían compartido dos más hace algunos años: El tributo a Iggy y el tributo a Daft Punk. ¿Con cuál te quedas?

¿A qué grupo le dedicarías la portada de tu libreta o un tuneo textil?

Marta
Más historias en la galería de DIY'sFacebook e Instagram

4 comentarios :