Ventilador vs. aire acondicionado, ¿cómo reducir su impacto?


Tema sobrevivir al calor en un verano que promete volver a batir temperatuas máximas (de nuevo), unido al hecho que más nos conviene quedarnos especialmente en casa. ¿Cuál es la opción más sostenible para remediarlo?¿Ventilador o aire acondicionado?Sin asfixiarte, claro. Aquí la experiencia de alguien que tiene los dos en casa.

En primer lugar, uses lo que uses, que sea conectándolos a un proveedor de energía verde. Es la forma más sencilla y rápida de contribuir a que el calentamiento global no empeore. En una llamada tienes hecho el cambio y no se nota en la factura.

Y en segundo, si pasas de los 30, 35 grados siendo realistas el aire es lo que te alivirá. Eso sí, para que tenga el mínimo impacto posible, lo suyo es usar un aire de clase A +++, las ventanas deben estar cerradas y bien selladas con burlete y la temperatura puesta como muy baja a 23 grados. Los aires tienen un impacto especialmente grave en el calentamiento global por sus emisiones y por su elevado gasto energético.

Ahora bien, si por contra no estás a 30 grados, el ventilador gana por goleada. No reseca el ambiente y esto es algo que tu sistema respiratorio y ojos agradecerán, el consumo energético es infinitamente más bajo y no depende de los hidrofluorocarburos como refrigerante, un tipo de sustancia que actúa por sí misma como gas de efecto invernadero.

En casa por ejemplo, vivo en barcelona donde el nivel de bochorno por la humedad es a menudo insoportable, solemos combinar los dos. La mayor parte del tiempo tiramos por ventilador. Persianas bajadas a partir de cierta hora en que empieza a entrar el sol, ropa ligera, algo fresco y el ventilador oscilando para remover el aire.

Solo en algunas ocasiones encendemos el aire. Es más, las noches más asfixiantes lo que mejor nos funciona es el ventilador ,porque al no resecar alivia sin agobiar.

De hecho, como creadora de contenidos hace poco entregué una review de un muy buen ventilador, para la red de ferreterías de proximidad cadena 88. Que comparándolo con el sencillito que teníamos antes en casa, se nota mucho la diferencia. Tanto por el caudal de aire que aporta, como por lo silencioso que es.




En definitiva, vale la pena pensar en esto, teniendo en cuenta el tipo de verano que nos queda por delante. Invertir en un ventilador de calidad, y tirar menos de aire acondicionado, es una forma de reducir nuestro impacto ambiental y de paso de ahorrar bastante en la factura de la luz.

Y es que al menos aquí en Barcelona, pinta que en breve volveremos a estar confinados. Bueno, ya sabemos de qué va la historia así que sí, mejor ponerse cómodos y al fresco. Pero sin pegarle un palo al planeta, claro.

Marta
Más historias en la galería de DIY'sFacebook e Instagram

No hay comentarios :

Publicar un comentario